NAVIDAD 1998

Cerró el libro. Como se cierran los libros que no se quieren cerrar. Aquellos que deseas que nunca acaben. Pero todo termina, a todo se le pone las dichosas tres letras. Fin. Letras que, según las ordenes, pueden hasta poner la banda sonora. Permaneció inmóvil durante unos minutos. Tal vez con el propósito de que tal inmovilidad, hiciera que todo siguiera igual que hacía escasos minutos. Esos en los que seguía leyendo. Quedaban sólo cuatro días para navidad. Los mismos que en el libro. Su primer impulso fue copiar al protagonista. Hacer lo mismo que él hizo. Y lo hizo, pero en sus manos no lucía igual. Descartó la idea…

Segir Leyendo…

Compartir...

SU REGALO

Se lo entregó. Un paquete con un bonito envoltorio de color azul. De esos que casi da pena abrirlos de tan bien envueltos que están. Pero era su regalo. El que llevaba un año esperando.  Esperó unos segundos más. Todo un año es mucho tiempo pensó. Estaba expectante. Nervioso. Ilusionado. Su regalo siempre era el más especial. Tal vez por ser la persona que era. Tal vez porque siempre era un regalo diferente, siempre el mismo, pero siempre diferente. Este era su tercer año. Su tercer regalo. Ninguno de los sabían hace un año si habría un tercero. Pero ahí estaban. Juntos. Era su proyecto. El de los dos. Un…

Segir Leyendo…

Compartir...

A U S E N C I A

La ausencia insalvable que provoca una tragedia puede ser precedente de otra ausencia si cabe más grave. Claro, no sabes a que me refiero. Normal. ¿Estás preparado? Es igual. Voy a seguir. Créeme. No te va a gustar. Hubieras preferido algo más complaciente. Voy a referirme a la ausencia nada irrelevante, a la ausencia que no provoca astenia. Es la ausencia que provocamos intencionadamente. Esa con la que castigamos o lo pretendemos, con la que dañamos o nos dañan. Esa que el tiempo no cura. Eres tú quien te repones. Eres tú quien deja de tratar la ausencia con cuidados farmacológicos para reaccionar de forma abrupta, dejar de esperar clemencia…

Segir Leyendo…

Compartir...

EL LADO BUENO Y MALO DE LAS COSAS

Lo confieso. Lo he vuelto a hacer. He visto por enésima vez El lado bueno de las cosas. Es una atracción que me aturde. Más veces la veo, más veces necesito descubrirla. El guión me atrapa, las interpretaciones me seducen, pero ¿qué esconde para atraerme de esa manera? Y por tanto, ¿qué escondo y descubro en esta película reveladora, valiente, sensible? Es algo que me hace estremecer golpeando mi necesidad y mi rechazo por descubrirme y que me descubran. ¿Dejaré que me conozcan, me dejaré a mi misma conocerme más y mejor? No lo sé. ¿Lo sabes tú? La ira como reacción al desengaño.  Cuando eres un profesional de éxito…

Segir Leyendo…

Compartir...