V U L N E R A B I L I D A D

Por razones etimológicas la vulnerabilidad es la capacidad de que nos causen daños, heridas. Vulnerables son aquellos en absoluta predisposición para ser heridos moral o físicamente. ¿Predisposición? Pues sí. La vulnerabilidad es un síntoma que se incrementa a medida que se muestra…

Segir Leyendo…

TÚ ERES GUAPA, TÚ ERES BUENA, TÚ ERES IMPORTANTE…

Memoriza. Guapa, buena, importante. Memoriza, recuerda y actúa como si fueras guapa, como si fueras buena, como si fueras importante. La mujer mayor de raza negra sienta en sus rodillas a la niña pequeña de raza blanca. La mujer negra es una criada, la niña es la hija de su señora. Pero la niña no entiende de criadas y señoras, sólo entiende que su madre no quiere querer y que le rechaza porque no cumple con su rol de hija modelo. La niña sólo encuentra consuelo en la mujer de raza negra que vive durante unas horas en su casa y cuyo objetivo es evitar que su pequeña sufra discriminación…

Segir Leyendo…

EN EL COLE TAMBIÉN SE APRENDE A BUSCAR TRABAJO

Estamos acostumbrados a que nuestros hijos, aprendan en el colegio cosas muy diversas, pero tal vez, nunca nos habíamos planteado la posibilidad de que en ese mismo espacio también pudieran aprender a buscar su primer trabajo. El colegio, es uno de los lugares donde se aprenden muchas de las habilidades que más tarde se pondrán en práctica en cualquier trabajo. Empatía, habilidad de comunicación, capacidad de tolerancia a la frustración, capacidad de sacrificio o asertividad, son algunas de las muchas competencias que aprendemos y ponemos en práctica en el colegio. Competencias que tendremos que demostrar posteriormente que tenemos, en más o menos entrevistas de trabajo. Entonces, ¿por qué no aprender…

Segir Leyendo…

CUANDO SENTIR DEPENDE DE LO QUE EL OTRO SIENTE

Sólo siento cuando él siente y siento lo que él siente. No me paro a pensar si está bien o mal. Si siempre fue así, o cuando fue que dejé de sentir. Cuando dejé de tener mis propios sentimientos. Simplemente lo dejo pasar. A veces, quiero que dure mucho más, otras quiero que pase rápido. Siempre dependiendo de lo que él siente. Tal vez fui yo quien al no tener mis propios sentimientos, dejé que fuera él, el que creara los míos. Suerte la mía, que siempre él está ahí, para compartir sus sentimientos conmigo. Para regalarme sus estados de ánimo, ¡qué generosidad la suya! Si él feliz, yo feliz.…

Segir Leyendo…

CUANDO FORMAR ES MUCHO MÁS QUE DAR UN CURSO

En ocasiones nos planteamos para qué sirve asistir a un curso. Normalmente diríamos que para aprender, mejorar nuestras habilidades, poner en práctica lo que aprendemos, trasladar lo aprendido al “mundo real”. A veces, asistir a un curso es mucho más que eso. Es tener la oportunidad de contagiarse del espíritu de superación, tener la oportunidad de ver en los ojos de otros la ilusión con la que se enfrentan a los retos, la esperanza que trasladan de conseguir aquello para lo que se están preparando y la confianza de que tendrán éxito. A veces los cursos no sirven para enseñar, sirven para aprender. Aprender que algunas personas son capaces de mantener…

Segir Leyendo…

LOS NORMALES Y LOS OTROS

¿Enfermamos o nos enferman? ¿Cuidamos nuestra mente tanto (o tan poco) cómo nuestro cuerpo? Si me duele un brazo voy al médico a que me lo mire, ¿y si me duele el “corazón”?. Diferenciamos entre las enfermedades físicas y las otras,  los locos y los cuerdos, los equilibrados y los desequilibrados, los normales y los raros. Las personas con problemas de salud mental son iguales que las “otras”. Los trastornos mentales son más frecuentes de lo que nos imaginamos y pueden afectar a cualquier tipo de persona. La enfermedad mental no es cosa de los otros, de los pobres, de los que no tienen éxito laboral, de los que no…

Segir Leyendo…

ABRE LOS OJOS, O PERMITE QUE TE LOS ABRAN

Parece sencillo, pero realmente no lo es. Ni abrirlos, ni permitir que lo hagan otros. Ambas conductas requieren de un gran grado de valentía. ¿Valentía? ¡Si, valentía! Por qué ABRIRLOS es reconocer, aceptar, interiorizar y digerir que estaban cerrados. PERMITIR QUE TE LOS ABRAN es dejar que otro “invada” tu parte más oscura y que encienda la luz. Abrir y permitir que abran, es un paso no sólo de enorme valentía, también de responsabilidad. Una vez abiertos ya no vale el “no sabía”, “no m e di cuenta”, “no me lo imaginaba”. Es empezar con otros ojos, con otra actitud, con otra perspectiva. Siempre es bueno salir del cuadro y…

Segir Leyendo…