VENTURAS Y DESVENTURAS DE UN CUARENTÓN EN BUSCA DE EMPLEO

Estoy sentado en la sala de espera. Llevo aquí más de 20 minutos esperando a que me llamen para empezar la entrevista. La señorita de recepción me mira de reojo. Ella sabe para qué estoy aquí y, por alguna razón que no soy capaz de explicarme, me resulta incómodo. Me observa de hito en hito desde su privilegiada posición y a mí sólo se me ocurre pensar que Yo No tengo trabajo y Ella Sí lo tiene. ¿Se me notará que llevo más de 7 meses en paro y que sería capaz de arrastrarme por el suelo y hacer el pino con una mano por un empleo? Yo trato de entretenerme…

Segir Leyendo…