COMPARTIENDO VALORES EN LOS EQUIPOS

MDie Roller-Kinder -Bonn 1955ucho se viene hablando últimamente de “valores” como los pilares de la vida de una persona así como de la importancia de la identificación y jerarquización de nuestros valores individuales. El quid de la cuestión está en cómo la congruencia de valores nos otorga a las personas coherencia entre aquello que hacemos y lo que es importante en nuestras vidas.
Concéntrate ahora en esta situación. ¿Has pensado en los valores presentes en una organización?¿Cómo una empresa debe darles mantenimiento, promoverlos y divulgarlos? ¿De qué forma se llega a la identificación de los valores compartidos y al consenso de los mismos dentro de un equipo? Todo tiene un nuevo sentido.

Estarás conmigo en que la evolución y la transformación cultural avanzan a pasos agigantados repercutiendo sin lugar a dudas en las interacciones entre las personas en cualquier ámbito: empresarial, organizacional, asociativo, deportivo, educativo….Por todo ello, hablamos de formas de gestión distintas tanto para las personas como para las organizaciones. En este contexto, la “Dirección por Valores” (DpV) nace como una actualización de los planteamientos ya clásicos del denominado “Desarrollo Organizativo”.

Para aquellos/as que no lo sepáis el concepto de DpV es acuñado por Simon Solan y Salvador García en el libro “La Dirección por valores”. La DpV recurre a conocimientos planteados por la Psicología Social y otras Ciencias de la Conducta desde mediados del siglo XX.
En esta aproximación a la DpV, quiero resaltarte algunas cosas. Primera, que la diversidad de valores entre los componentes de un equipo impacta en gran medida sobre el nivel de cohesión grupal del mismo. Segunda, podríamos decir que la DpV es una “nueva” herramienta de liderazgo estratégico. El verdadero liderazgo es, en el fondo, un diálogo sobre valores desde la participación, la implicación y el compromiso colectivo (reglas del juego compartidas). Ahora te pido que, vuelvas a leer la frase en negrita. ¿Ya?¿Te das cuenta? Veamos.

Podríamos decir que la DpV viene a ser una especie de marco global para rediseñar continuamente la cultura de una empresa u organización de forma que se generen compromisos colectivos desde la participación como eje de trabajo.

El sustrato latente es que debido a que todas las organizaciones se dirigen por valores, en ocasiones estos valores son explícitamente declarados pero en la gran mayoría flotan en el ambiente. De aquí la necesidad de un proceso participativo y de alto compromiso interno que impregne a todas las personas que formen parte de esa organización o empresa. ¿Qué hace falta que haya en el equipo?¿Es importante para el equipo la cooperación, la iniciativa o el pragmatismo? ¿Qué necesita consensuar para su eficacia?
“El compromiso individual para un trabajo en equipo, es lo que hace el logro del equipo, lo mismo en una compañía, una escuela, y en la familia” [Vincent Lombardi]

Técnicamente se trata de una construcción desde dentro y de abajo arriba que acabe impregnado a toda la organización y a cada acción, tarea o decisión que se tome. Evidentemente, este es un trabajo que no solo influirá en la propia empresa u organización sino que tendrá una repercusión social, seguro que a todos/as os suena la “responsabilidad social corporativa”. A través de esa contribución activa hacia el mejoramiento económico, ambiental y social de una empresa, se están trasmitiendo esos “valores organizacionales”.

En este marco una herramienta valiosa y de vital relevancia es la “comunicación interpersonal” para llegar a la identificación y consenso de valores, es decir, para responder a los interrogantes de ¿cuáles son esos valores? y ¿cómo podemos ponerlos en marcha?. Lo que también es cierto es que es el vehículo para que estos “valores” se den a conocer, se den a respetar como valores individuales, y den cabida a establecer las sinergias oportunas. Cuando los valores son conocidos por la organización, las personas se dinamizan, se motivan y se orientan hacia la tan importante alineación de valores individuales y de la propia organización. Aquí tenemos las claves.
En una organización… tú ganas, el/ella gana….y gana el equipo!!!

Sobre nosotros Mª Ángeles Marín Martín

Mª Angeles Marín Martín.Pedagoga,Coach -Acreditada en MBTI® por Oxford Psychologists UK- Reino Unido.Certified Coach in Coaching by Values®. Facilitadora de procesos de aprendizaje y desarrollo personal.

... Opina Sobre Este Artículo