Teletrabajo: 5 Verdades que Nadie te Contó

teletrabajo

No hago más que escuchar de las bondades del teletrabajo. Que si aumenta la satisfacción del empleado, que si reduce coste, que si ayuda a compaginar vida personal – profesional, que si…

Y no deja de sorprenderme lo poco que se habla del teletrabajo en sí mismo (que si es bien ejecutado sin duda tiene muchos puntos positivos) por lo que hoy me he animado a contar mis impresiones sobre 5 puntos que nunca nadie nos dice a quienes hemos tenido la posibilidad de trabajar desde casa:

1. Estás más sólo que la una

Así es. Si te proponen teletrabajar tienes que tener en cuenta que lo harás en un entorno que conoces bien (tu casa) y que lo harás sólo. Nada de cafés con los compañeros, nada de descansos mentales, nada de desahogo en las comidas… Sólo tú y tu tarea. Esto para algunos no supone ningún problema… al principio. Hay que tener en cuenta que los seres humanos somos seres sociales. Esto  significa que necesitamos tener gente alrededor para preguntar dudas, sentirnos parte de un grupo o, simplemente, como válvula de escape.

2. Complica ser un socio estratégico

Si estás en casa, en tu mesa, con tu PC, tendrás muy difícil enterarte de lo que ocurre en tu compañía. Es necesario estar inmersos en las empresas para saber que se cuece en los fogones. Es indispensable tomar el pulso de sus empleados, del negocio, de los nuevos procedimientos, servicios o productos que se realizan; es esencial ver los errores y vivirlos de primera mano. Todo ello aporta información valiosa sobre nuestro cliente (interno o externo) que nos facilita aportar soluciones de valor añadido. Desde casa no vas a poder vivir la compañía de igual manera y en muchas ocasiones vas a ser incapaz de aportar valor a tu propuesta.

3. ¿Trabajar menos? Mentira de la buena.

Muchos creen que por trabajar en casa van a trabajar menos y más relajadamente por no tener la presión que existe en su oficina. Error. Normalmente en casa se trabaja más si cabe. Te despiertas a la misma hora, aseo, desayuno y a currar. Las pausas de comida son más cortas, hay menos descansos y se alarga la jornada pensando que somos más productivos. Además existe la tendencia a pensar que la modalidad de trabajo es un beneficio que no se quiere perder y por lo tanto “nos obligamos” a trabajar más horas pensando que así contentamos a nuestros jefes. Beeep: otro error.

4. Dificulta la separación entre vida personal y profesional.

Curiosa afirmación, ¿verdad? Si trabajas en el mismo sitio donde vives, ¿cómo separas vida profesional y personal? ¿Cuándo decides que ha llegado el momento de fichar, desconectar e irte a casa de disfrutar de tus seres queridos o de tu ocio? Este tema se soluciona con mucha disciplina y teniendo un entorno sólo para trabajar (lo que no siempre es posible)

5. Es más dificil promocionar

Seamos sinceros. Tu jefe va a evaluar más positivamente a quien tiene cerca. Está contento con tu trabajo pero la persona que está en la oficina conoce de primera mano los problemas del cliente y puede ofrecer respuestas más ajustadas y de una manera más ágil. Trabajar en casa hace que perdamos visibilidad de cara al cliente y a los jefes. Es así de sencillo.

Con todo lo arriba expuesto podría pensarse que soy un enemigo acérrimo del Teletrabajo. Nada más lejos de la realidad. Lo veo como un paso importante en la evolución de los modos de desarrollar nuestra actividad y antecesor a la modalidad que sí creo puedo marcar diferencias: el trabajo autogestionado (en tiempo, localización y forma)

Y aún así el TeleTrabajo me parece una gran opción para muchas personas que por dificultades personales o de otra índole necesiten desarrollar esta modalidad y como fuente de retención del talento. Lo que está claro es que, al igual que la remuneración, no debería ser tratado como un café para todos y que cada caso es un mundo.

Y tú, ¿qué dificultades te has encontrado al teletrabajar?

Compártelo!

Acerca de Domingo de Lucas

Consultor de recursos humanos, buscador de talento digital, experimentador de las todas las tendencias 2.0,... Vamos, un tipo normal. Puedes conocerme mejor a través de mi blog RR(i)HH (www.rrihh.com)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *