Y TÚ, ¿PROCASTINAS?

Mañana sin falta me pongo con ello. Uff, que pereza ponerme ahora con esto. Mejor después de comer. Si es que no tengo tiempo. No sé por dónde cogerlo. Mejor empiezo por esto otro. Lo prometo, mañana empiezo.  

Si estas frases son comunes en tu vocabulario, tal vez sufras “el mal” de la procrastinación.

Si, has leído bien, procrastinación. Un nombre un tanto complejo para definir el hábito de postergar aquellas actividades o situaciones que tenemos que atender y que sustituimos por otras tareas más irrelevantes o agradables.

Cuando determinas tareas que tenemos que realizar nos generan ansiedad o se nos antojan difíciles, tediosas o simplemente aburridas, nos autojustificamos y decidimos posponerlas sine die, refugiándonos en otras tareas más agradables, como navegar por internet, comer, leer, hacer ejercicio…

Utilizamos esto como pretexto para evadir alguna responsabilidad o decisión. En lugar de realizar esa tarea emitimos diferentes respuestas de evasión, esperando en el fondo que todo se resuelva por sí solo.

A veces ese hábito de posponer es debido a tratar de evitar el fracaso en tareas en las que el éxito no lo vemos muy claro, a nuestra incapacidad para establecer prioridades, nuestra costumbre de dejarlo todo para el último momento y llevarlo a cabo cuando ya no hay más remedio, o a nuestra dificultad para tomar decisiones.

La procrastinación es uno de los mayores ladrones del tiempo que tenemos. Se trata de un problema de organización del tiempo y de autorregulación.

Sabemos que el tiempo que requiere una tarea crece cuando la interrumpimos y la retomamos y que deberíamos antes de empezar un asunto nuevo, detenernos y terminar los “viejos”, pero ¿lo hacemos?.

Afecta no sólo a nuestro ámbito laboral, también al personal, a los compromisos que adquirimos con nosotros mismos y con los demás. Lo prometo, mañana empiezo, este año lo hago, me paso a verte un día, quedamos para comer sin falta esta semana… ¿Os suena?

El mejor momento para hacer las cosas es cuando la emoción es fuerte, si quieres hacer algo, hazlo en el mismo momento en el que lo quieres. ¡Hazlo ya. Aquí y ahora!

De ti depende que este año sea otro más en el que el 10 de Enero hayas dejado olvidados tus buenos propósitos para el año que viene, o que ganes a la procrastinación y los cumplas.

       mañana pondre la foto Ya lo dice el refrán: “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”.

Rocío Lago

Rocío Lago

Consultora Asociada en g2Talentum RRHH, s.l.
Profesional Vocacional de RRHH, orientada al desarrollo de las personas.
Rocío Lago

Últimas Entradas de Rocío Lago (Ver Todas)

Sobre nosotros Rocío Lago

Profesional Vocacional de RRHH, orientada al desarrollo de las personas.

... Opina Sobre Este Artículo