Una Navidad Diferente

 

Decimos poco, callamos mucho.

Tal vez por vergüenza, tal vez por cobardía.

Hay que ser muy valiente para contar ciertas cosas.

Hay que ser muy libre para no avergonzarse de otras.

“A quien cuentas tu secreto, das tu libertad”. Y tal vez sea por eso, porque la libertad es lo más preciado.

Eso es lo que nos lleva a vivir vidas paralelas, vidas llenas de disfraces, de papeles, de caretas.

Vidas más o menos alejadas de la verdadera. Esa que asoma en mayor o menor medida, en función de grado de valentía de cada uno.

Esa vida que todos entendemos como la verdadera, y que compartimos con unos más y con otros mucho menos.

Con estas duras palabras comenzó su famoso discurso navideño.

Tal vez había llevado al extremo eso de impactar en los primeros minutos. De conseguir la atención de cada uno de los asistentes.

Vidas. Muchas vidas. Casi tantas como círculos de amistades o familia.

¿Cuál era la suya? La real, la verdadera.

Tal vez, todas ellas.

Toda una vida, jugando a tener diferentes vidas. No podría decir que una por cada interlocutor. Pero tal vez sí, una por cada etapa o rol de vida.

Hay que ser muy valiente para contar ciertas cosas. Hay que ser muy libre para no avergonzarse de otras.

Lo acaba de decir. Pero ni era valiente, ni era libre.

No aún no.

Qué fácil es decirlo. Qué difícil hacerlo.

Esa siempre ha sido la clave de todo. No el tomar decisiones, sino llevarlas a cabo.

Decidir no es difícil.

Llegado el momento crítico es fácil saber qué se quiere o que no se quiere.

Lo complicado, es no volver a ser cobarde, no volver a avergonzarse.

Lo complicado es permitirse ser uno mismo. Quererse a uno mismo. Aceptarse a uno mismo.

-Estas navidades, os invito a ser vosotros mismos. A ser valientes, a ser libres. – así terminó su discurso navideño.

No hubo aplausos, no hubo gente en pie. Sólo silencio.

Ese silencio que es muestra inequívoca de que tal vez, este último discurso había sido el que más había calado.

El único de los cinco que había tenido que dar.

Si, porque siempre había sido una obligación. Por supuesto un honor ser la persona encargada de hacerlo durante estos últimos años. Pero siempre una obligación.

Este último discurso había sido el único voluntario, el único que realmente le había apetecido preparar.

Fue fácil. Era el único real.

Había pensado que no era valiente. Pero lo que acababa de hacer, sin duda era el acto más valiente que había hecho. Y también el más libre.

Libre para decir lo que realmente quería. Libre para no hacer un discurso políticamente correcto, tan diplomático como esperado.

Bajó del pequeño escenario que montaban todos los años. Un escenario en el que iban subiendo, todos los esperados, los mismos cada año. Los mismos discursos de felicidad y paz. De buenos deseos para estas fechas, y de duro trabajo para la vuelta.

Notó la presión de las decenas de ojos.  No le importaba.

Su navidad iba a ser diferente. Por eso no podía hacer el mismo discurso de todos los años, más o menos profundo, más o menos divertido…

Fueron varios los que a la salida preguntaron si se encontraba bien, si todo iba bien.

Típica pregunta cuando dices algo que nadie espera. O dices algo fuera de lo normal.

La misma reacción que tendrías por parte de tu padre, si un día cualquiera le llamaras por teléfono para decirle simplemente que le quieres. Su pregunta inmediata sería, ¿estás bien? ¿ha pasado algo?

Qué valiente hay que ser para decir a alguien que le quieres. Que libre hay que ser para decirle a alguien que ya no le quieres.

Tras el discurso subió a su mesa. Terminó de escribir las felicitaciones de navidad.

Todas tenían el mismo mensaje:

“Estas navidades, os invito a ser vosotros mismos. A ser valientes, a ser libres”

Feliz 2018.

Una Navidad Diferente.

Rocío Lago

Rocío Lago

Consultora Asociada at g2Talentum RRHH, s.l.
Profesional Vocacional de RRHH, orientada al desarrollo de las personas.
Rocío Lago

Latest posts by Rocío Lago (see all)

Sobre nosotros Rocío Lago

Profesional Vocacional de RRHH, orientada al desarrollo de las personas.

... Opina Sobre Este Artículo