DETRÁS DEL ARBUSTO DE HORTENSIAS

Cae y Levántate. Cae, recupérate y levántate. Cae, recupérate, levántate y encuentra la forma en que no vuelvas a caer para que no necesites levantarte. Esto es imposible. No hay fórmula que valide una lección de motivación fraudulenta sobre la necesidad de aprender de los errores, evitar las caídas o ignorar las tragedias.

Segir Leyendo…

LA MAGIA DE DARLO TODO POR UN SUEÑO

El mayor de los engaños es minusvalorar un sueño, un propósito inalcanzable que solo conseguimos con esfuerzo extremo personal y/o profesional. La parte que no queremos entender es que recibir aplausos por el éxito logrado, atender a legiones de fanáticos admiradores de nuestra gloria o adquirir bienes materiales sin medida no forma parte del concepto real del sueño.

Segir Leyendo…

TÚ ERES GUAPA, TÚ ERES BUENA, TÚ ERES IMPORTANTE…

Memoriza. Guapa, buena, importante. Memoriza, recuerda y actúa como si fueras guapa, como si fueras buena, como si fueras importante. La mujer mayor de raza negra sienta en sus rodillas a la niña pequeña de raza blanca. La mujer negra es una criada, la niña es la hija de su señora. Pero la niña no entiende de criadas y señoras, sólo entiende que su madre no quiere querer y que le rechaza porque no cumple con su rol de hija modelo. La niña sólo encuentra consuelo en la mujer de raza negra que vive durante unas horas en su casa y cuyo objetivo es evitar que su pequeña sufra discriminación…

Segir Leyendo…

¿COMPARTES LO BUENO?

Imaginemos la siguiente conversación de una persona hablando por teléfono: –          ¡No me digas! –          ……… –          ¡No me lo puedo creer! –          ……… –          ¡Pero estás seguro de eso! –          ………… –          Pero entonces, ¿Ahora qué vas a hacer?   ¿Cuántos de vosotros habéis pensado que esta conversación era sobre algo negativo? ¿Cuántos habéis sido capaces de pensar en que eran buenas noticias? Sin duda, podría ajustarse a las dos opciones, una llamada que trae buenas noticias o tal vez no tan buenas. Es muy probable que la mayoría de vosotros os hayáis imaginado noticias no tan buenas. Pero, ¿por qué? Piensa cual es la última buena noticia que…

Segir Leyendo…

ABRE LOS OJOS, O PERMITE QUE TE LOS ABRAN

Parece sencillo, pero realmente no lo es. Ni abrirlos, ni permitir que lo hagan otros. Ambas conductas requieren de un gran grado de valentía. ¿Valentía? ¡Si, valentía! Por qué ABRIRLOS es reconocer, aceptar, interiorizar y digerir que estaban cerrados. PERMITIR QUE TE LOS ABRAN es dejar que otro “invada” tu parte más oscura y que encienda la luz. Abrir y permitir que abran, es un paso no sólo de enorme valentía, también de responsabilidad. Una vez abiertos ya no vale el “no sabía”, “no m e di cuenta”, “no me lo imaginaba”. Es empezar con otros ojos, con otra actitud, con otra perspectiva. Siempre es bueno salir del cuadro y…

Segir Leyendo…

  • seleccionar un tema específico