¡ SONRÍE POR FAVOR!

Es lunes por la mañana, vuelves al trabajo después de unos días de descanso. En el pasillo te encuentras con un par de compañeros y les sonríes mientras les das los buenos días. Sientes que te miran raro, pero bueno es lunes.

Continuas hacía tu sitio, te encuentras la mesa llena de papeles, una botella de agua medio vacía, un montón de clips esperando encontrar su papel…
En la pantalla del ordenador un post-it de los de tamaño lista de la compra, con un gran smile. No lo puedes evitar y sueltas una gran carcajada. Tal vez no fuese tan grande, pero en el silencio de la oficina, con compañeros sin apartar la vista del ordenador parece como si se hubiese caído la estantería.
Por supuesto todos apartan la mirada del ordenador para ver qué es lo que ha provocado tal estruendo.
Te miran y no lo entienden. ¡Te estás riendo tú solo!. Estás en pleno ataque de risa y sus caras de asombro no hacen más que provocarte aún más carcajadas.
¡Misión cumplida!

SmileAyer celebramos el día internacional de la risa. Cómo era domingo y no estarías en la oficina, pensaste en “celebrarlo” el lunes. Por ese motivo colocaste un gran smile en la pantalla de tu ordenador para que cuando llegases te acordases de soltar una gran carcajada y poder celebrar la festividad.
Reír es innato. Lo hacemos desde los 3 o 4 meses, y llegamos a reírnos unas 300 veces al día cuando somos niños.
¿Cuántas veces crees que te reíste ayer? ¿Crees que llegaste a las 100? Si es así, eres considerado un “adulto risueño”. Si no llegas a las 15 tal vez te pongan la etiqueta de “tipo serio”.
Ya sabemos los múltiples beneficios a nivel físico y mental de la risa. Pero es curioso como algo tan sencillo y tan económico nos cuesta tanto ponerlo en práctica.
¿Eres de los que piensa que no tienes motivos para reír? ¡Pues ríete de ti mismo!
Si, porque reír, es dentro de lo que cabe relativamente fácil. Pero reírse de uno mismo ya es otra cosa. Nos da miedo sentirnos observados y juzgados por los demás, que nos pongan la etiqueta de loco, estúpido o simplemente raro.
Post-It-smileNo estamos acostumbrados a reírnos de nuestros propios errores, despistes o simplemente de esas pequeñas “incompetencias”. Ya sabes, nuestra incapacidad para que suba el bizcocho, para ordenar los canales de la televisión, colocar un cuadro derecho o entender los mensajes de windows…
Puedes empezar por ahí. ¡La próxima vez ríete! No hará que el bizcocho que salga mejor, pero sí que tú te lo tomes mejor.

Este verano yo pienso lucir tipazo, ¿y tú?.

 

 

Rocío Lago

Rocío Lago

Consultora Asociada en g2Talentum RRHH, s.l.
Profesional Vocacional de RRHH, orientada al desarrollo de las personas.
Rocío Lago

Últimas Entradas de Rocío Lago (Ver Todas)

Sobre nosotros Rocío Lago

Profesional Vocacional de RRHH, orientada al desarrollo de las personas.

... Opina Sobre Este Artículo